HISTORIA DETRÁS DE BOTV:
TRAS EL DESCANSO QUE SE TOMARON TODOS DESPUÉS DE LA MUERTE DE LEAH BLOOMBERG Y CON EL OTOÑO A LA VUELTA DE LA ESQUINA, NUESTROS CHICOS ESTÁN CON MÁS ENERGÍA QUE NUNCA PARA DEJAR ATRÁS EL VERANO SÓLO PARA LOS SOÑADORES Y TURISTAS, Y EMPEZAR DE NUEVO SUS VIDAS EN LA REALIDAD. UNOS SE ADENTRAN EN LA FANTÁSTICA VIDA UNIVERSITARIA Y OTROS, HACEN MALETAS PARA EMPEZAR DE CERO NUEVOS TRAYECTOS. PERO NO, ELLA SIGUE AQUÍ CON NOSOTROS. OS SEGUIRÁ INFORMANDO DE TODO LO QUE VE Y OYE, PORQUE SABE QUE SE GUARDAN MUCHOS SECRETOS TRAS LA MUERTE DE LEAH, Y LA ALTA SOCIEDAD LUCHARÁ Y LUCHARÁ HASTA QUE ALGUIEN CAIGA. PORQUE EN EL UPPER EAST SIDE, LA VANIDAD ES LO PRIMERO. BIENVENIDOS DE NUEVO A INCOGNITO.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Nombre
Vie Dic 09, 2011 12:00 pm por Invitado

» Registro de avatar
Vie Dic 09, 2011 11:58 am por Invitado

» like a taylor swift song. {Spencer}
Dom Oct 09, 2011 9:54 am por Spencer F. Braverman

» @LittleLionMan.
Miér Oct 05, 2011 1:02 am por Boyd Desan

» @gossipgirl
Lun Oct 03, 2011 8:08 am por gossip girl

» Peticiones
Miér Sep 28, 2011 7:36 am por Spencer F. Braverman

» Cronología de Rins
Mar Sep 20, 2011 12:10 pm por Rinslet W. Vollfied

» Un momento de relax [libre]
Mar Sep 20, 2011 10:48 am por Rinslet W. Vollfied

» Registro de Residencia
Mar Sep 20, 2011 10:24 am por Spencer F. Braverman

» ¿Yo? ¿Bailar? Mmm... hoy sí » L ibre.
Jue Sep 15, 2011 8:30 am por Matthew H. Woodward































COPYRIGHT
INCOGNITO V 2.0: FAMOUS LAST WORDS ESTÁ PROTEGIDO POR CREATIVE COMMONS. TODO SU CONTENIDO PERTENECE AL FORO Y A SUS RESPECTIVOS AUTORES, CUALQUIER COPIA EXTRAÍDA DEL SITIO SERÁ DENUNCIADA A FOROACTIVO. PERO COMO NO HARÍAN NI PUÑETERO CASO, PUES VAMOS A TI DIRECTAMENTE A TOCARTE LOS ******, A VER SI APRENDES A NO COPIAR. B**** (ESTE CONTENIDO NO ES APROPIADO PARA MENORES DE CATORCE AÑOS).
COMO EL ANTIGUO FORO, INCOGNITO ESTÁ BASADA EN LA NOVELA DE CECILY VON ZIEGESAR, GOSSIP GIRL, LLEVADA A LA PANTALLA PEQUEÑA POR JOSH SCHWARTZ. AGRADECEMOS VUESTRA ESTANCIA EN EL FORO, DE NUEVO.
EL DISEÑO DEL FORO "MAKE ME FOREVER FEEL THIS WAY" ES UN SKIN DISEÑADO EXCLUSIVAMENTE PARA INCOGNITO POR NOCTURNE. NO HACE FALTA DECIR QUE NO PUEDES RECORTAR FOTOS, BLA BLA BLA.

CRÉDITOS
LAS IMÁGENES DE INCOGNITO V 2.0 HAN SIDO EXTRAÍDAS DE LA GALERÍA DE IMÁGENES DE KARLIE KLOSS, TUMBLR Y WE HEART IT. CÓDIGOS DE ASISTENCIAFOROACTIVO.COM, CAUTION 2.0 Y ATF, CON LA AYUDA DE -----.

¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Ir abajo

¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Blake H. Mathews el Jue Jul 07, 2011 6:17 am

Entré a la pastelería con paso tranquilo. Las paredes estaban llenas de fotos enmarcadas sobre distintas zonas de Nueva York, y todo estaba decorado en tonos pastel. Las dependientas se encontraban charlando en voz baja sobre nosequé del chico de la floristería de la esquina, y solo había un señor con cara de drama que mojaba un trozo de tarta de arándanos en el café.
Parecía que su mujer le había echado de casa o que su trabajo se había ido al garete, a juzgar por la maleta - o maletín de trabajo, el tamaño era algo estándar - que llevaba, aparentemente llena de lo que intenté suponer, sería ropa, o documentos.
Que todavía fuera capaz de llevar traje y corbata era algo que no alcanzaba mi inteligencia. Estábamos en pleno verano, y el hombre llevaba ni más ni menos que una chaqueta, a juego con el pantalón largo y la camisa, abrochada hasta arriba, terminada por la corbata, bien apretada. Joder, yo me estaría muriendo de un sofoco o algo así. Podría ponerse frente al ventilador al menos, digo yo.
Sacudí la cabeza, interrumpiendo el hilo de mis pensamientos, y me dirigí hacia el mostrador.
Desde lejos se podía contemplar la vitrina repleta de pasteles de crema, de cabello de ángel, de chocolate...
Blake, céntrate en caminar, ir a la vitrina y pedir la tarta, y no babees a distancia, coño, que es patético.
Haciendo caso a esa estúpida vocecita que de vez en cuando venía a molestarme, llegué a la vitrina y sonreí a las dependientas.
Al parecer debían llevar un día de no vender una mierda, porque en cuanto me vieron se les iluminaron los ojos.
- ¿Qué tarta te gustaría, guapa? La de manzana acaba de salir del horno, y si me lo permites, está mmmmmh ¡De rechupete! - Me dijo la que parecía ser mayor, ya que cuando sonreía se le formaban arrugas de la risa, y en el borde de los ojos igual. La otra no tendría más de veintipocos años, y desde luego, era a la que más se le notaba que era novata, porque prácticamente estaba dando saltitos de la emoción al ver un cliente nuevo.
- ¡O la de queso!¡Esa sí que está buena! - Dijo esta vez la joven. Me incliné sobre el mostrador para ver el nombre de ambas en la chapa que llevaban sobre su camisa de color rosa chillón. Beth y Jess.
- Beth, Jess, si me disculpan, no es por nada, pero preferiría elegir la tarta por mí misma.- Les dije con una mueca.
Ambas entendieron a la primera que si me daban por saco un poco más, perdían al cliente. Así que se callaron, y se cruzaron de brazos a la espera de mi decisión.
Una vez les dije éso, bajé la vista hacia los pasteles, en busca de alguno que me llamara la atención.
El de frutos del bosque - porque era de frutos del bosque ¿No? - Parecía tener buena pinta... Joder, todas tenían buena pinta, pero no era plan de llevarme la pastelería entera, que me gustaba el dulce, pero ahí se quedaba la cosa.
avatar
Blake H. Mathews
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Localización : Si te hace ilusión saberlo... rastréame por radar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Alexei N. Dichev el Jue Jul 07, 2011 12:03 pm

Su madre se había indignado a salir de su casa, pero no caminaba por la calle. Qué va. Se paseó por la ciudad de Nueva York en limusina. Y arrastró a su hijo Alexei detrás. Según ella, estaba castigado por llegar la noche anterior sobre las seis de la mañana, cuando ni siquiera se enteró porque tomaba pastillas para el sueño. Se le antojaban unos magníficos pasteles de cualquier pastelería, porque ella era golosa. Alexei estaba sentado en la limusina con los brazos cruzados y el rostro enfadado. Era normal. No compartía una buena relación con su madre, sobretodo al enterarse de los chuloputas que traía a casa. Su madre era una mujer muy atractiva, para qué negarlo. Tenía el cabello rubio que le caía en ligeras ondas hasta la espalda. Un cabello sedoso, suave y muy cuidado. Sus ojos eran como los de Alexei, frívolos y azules. Su nariz era recta, y sus labios carnosos. Qué decir de su cuerpo. Era monumental. Una belleza a la que la caracterizaban de incluso veinteañera. Eso sí, era tremendamente alta, como su hijo. Medía un metro setenta y nueve, casi ochenta, y tan a gusto estaba ella de sí misma. Para no estarlo. Parecía perfecta, una muñeca de porcelana recién sacada del envoltorio. Pero en su interior, no era más que una viuda negra que atrapaba a sus presas y las mataba cuando ya estaba satisfecha, de manera metafórica, claro. Era muy superficial. Porque todo lo bonito que tenía por fuera, lo destrozaba con lo feo de dentro. Así era ella, y no se podía cambiar. Dentro de esa limusina, Alexei soltaba algún comentario sarcástico a su madre. Y su madre, se enfadaba y le contestaba, pero sin levantar la voz. Nunca lo hacía. No quería dañar sus cuerdas vocales en un niño irresponsable. Toda esta discusión era en ruso. Alexei sabía hablar perfectamente el inglés, sin embargo, con su madre siempre hablaba en ruso. Ella decía que no debía olvidar su lengua natal. Conforme el tiempo, se le fue pegando y ya era costumbre hablar de manera habitual, siendo gritos o no, en ese idioma. Le había pedido amablemente que le comprase unos pasteles en la pastelería de la esquina, lo que ocasionó que soltara un bufido. Había solicitado los pasteles vía teléfono, sólo necesitaba entrar y cogerlos. Ya estaban pagados por sus sirvientes. Ella no quería salir nunca a la calle. Por un momento pensó que era porque él estaba cubierto de tatuajes, más no era así. Simplemente, era pereza. A ella le encantaba su hijo. En el fondo le gustaba que fuera de aquel carácter, porque en su adolescencia, ella también lo fue.

La limusina paró en frente de la pastelería atrayendo varias miradas de algunas personas. El moreno salió de ésta y entró en la pastelería con aire despreocupado. -Na del ego del nu de Da khuy- susurró, mientras esperaba ser atendido. El hablar tanto en el grandioso coche en ruso, se le había pegado y había susurrado aquella palabra sin darse cuenta. Aunque más que una palabra, era un insulto. Al infierno con ella, significaba. Miraba con curiosidad la tienda, y la olor de pastel que emanaba. Era, absolutamente delicioso. Su estómago hizo un pequeño sonido al que prefirió omitir aquello. A su lado había otra chica que estaba siendo atendida, por lo que prefirió esperar, metiéndose las manos en los bolsillos. Las dos dependientas se habían fijado en él nada más entrar, y la veinteañera se peleaba con la otra para atenderlo. Definitivamente, se acercó ésta con una sonrisa demasiado coqueta en su rostro. -¿Qué deseas, guap... digo, joven?- preguntó la dependienta, mientras apoyaba su codo en el cristal de muestras y posaba su barbilla en la mano. Alexei enarcó una ceja, mientras miraba los pasteles que se situaban abajo de la vitrina, y luego volvió a mirarla con un gesto de indiferencia. -Vengo a por un pedido de Georgine Svetlana Vólkova- comentó, con un acento ruso bien pronunciado. Él no tenía ese acento, se le quitó en la adolescencia, pero le divertía hacerlo notar ante los desconocidos. El acento era algo sexy y además, un poco extraño. La dependienta se quedó mirándolo, hasta que negó con la cabeza para salir de su ensoñamiento y ir a por los pasteles correspondientes. Al volver, Alexei cogió los pasteles y le guiñó un ojo, por mera diversión. -Bolshoe spasibo- musitó, mientras dejaba a una dependienta confusa, y se dirigía hacia la salida con algo de prisa. Muchas gracias, significaba. Su madre seguramente lo estaría esperando. Y una cosa que los caracterizaba, es que los dos eran unos jodidos impacientes.
avatar
Alexei N. Dichev
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Blake H. Mathews el Vie Jul 08, 2011 10:28 pm

Mientras pagaba la proción de tarta de frutos del bosque - al final había acertado, sí que lo era - oí cómo se abría la puerta de la pastelería y una corriente de aire caliente entraba de golpe al local.
Dagh, me gustaban los días soleados, pero el calor no lo podía soportar, era odioso. Prefería el frío, que se podía combatir mejor.
O la primavera, ya puestos, que ahí ni hace frío ni calor. ¿De verdad estaba divagando sobre la temperatura ideal? Céntrate, joder. Me ordené a mí misma.
De repente ví cómo las dependientas se ponían a cuchichear, y la joven se peleaba por atender a nosequé chico que estaba como un tren. Ahhh, anda, así que ese era quien había entrado.

Después de un rato en el que la veinteañera iba ganando terreno con argumentos que según ella eran de peso para atender al chico en cuestión, me harté y las interrumpi.

- A ver, chicas, tenéis el dinero colgando en vuestras narices, y un chaval esperando a que pague para acercarse y que lo atendáis, ¿Qué va primero para que consigáis lo segundo? El dinero.- Lo sacudí de nuevo sobre el mostrador hasta que la mayor pestañeó, como saliendo de su ensimismamiento y se me acercó a mí con una sonrisa de disculpa, aunque en su mirada se notaba su crispación por no poder atender al chico, y dejar que Jess ganara. Pero joder, si tendría ya cuarenta y pico años, ¿Y seguía intentando entrarle a chiquillos que podrían pasar por ser sus hijos? Desde luego la dignidad la estaba perdiendo a ratos.
- Son diez con cincuenta.- Dijo con voz falsamente agradable. Me agarró el dinero con un tirón más fuerte de lo que debería y se giró hacia la caja registradora para darme el ticket y la vuelta.
Le tendí la mano lentamente, en gesto holgazán y me puso encima todo.
- Nueve cincuenta de vuelta, eso hacen veinte. Muchas gracias por la compra.- Forzó una sonrisa amigable. En el "Muchas gracias por la compra" se le notaba un "ya te puedes largar" implícito.
Le sonreí sin inmutarme. Pues ahora no me iba, a ver quién me iba a echar.- No, si quizás me tenga que cobrar más cosas, me voy a quedar aquí merendando.- Le dije en tono burlón. La mujer suspiró, dándose por rendida por segunda vez, y se alejó de mí, de Jess, y del chico entrando por la puerta que daría a la cocina.
Me giré hacia las mesas, con la tarta ahora en un plato de los que había en la esquina del mostrador, por si hacían falta, en busca de un buen sitio donde sentarme.
Hmmmm al lado de la ventana estará bien. Avancé hacia dicha mesa, la cual estaba al final, a paso relajado.
Ésto de tener la tarde libre donde nadie me llamaba avisándome sobre visitas inesperadas - mis hermanos y mi padre - las cuales no me gustaban en absoluto, o problemas como que otra vez han intentado colarse en el ático porque el vecino de abajo ha vuelto a hacer una fiesta de dos días en su casa, y los borrachos intentan cotillear pisos, era increíblemente relajante.
En ese momento oí al chico hablar con un fuerte acento ruso. Eso me recordó a Alexei, hacía tiempo que no lo veía, seguramente andaría en algún lío.
Justo cuando iba a sentarme y depositar la tarta sobre la mesa redonda que intentaba imitar a la madera de verdad con un estampado de foto que se notaba a leguas que era falso, alguien me empujó - o chocó contra mí - en la espalda, haciendo que la tarta saliera a tomar puñetas.
Lo peor no fue eso, lo peor es que manchó todo: la ventana, la pared, a mí por completo, la mesa, el suelo... y creo que a quien había provocado todo ésto también.
Me giré, cabreada y le dije a quien fuera.- ¡Joder, mira por donde vas, que seguro que tienes un buen par de ojos! Mira cómo se ha puesto todo por tu culpa, ¿No sabes ir como las personas normales?
avatar
Blake H. Mathews
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Localización : Si te hace ilusión saberlo... rastréame por radar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Alexei N. Dichev el Sáb Jul 09, 2011 11:31 pm

Se preguntó de qué sabor eran los pasteles o qué forma tenían. Su estómago tenía más ganas de comérselos, pero eso implicaba un guantazo de parte de su madre. Se lo pensó bastante, hasta que decidió robar uno cuando estuvieran en casa. Fue a abrir la puerta, pero sintió un choque con algo o alguien. Cogió los pastelitos tan rápido como pudo, y verificó que estaban bien, si no, su madre lo mataba. Todos estaban perfectos. Suspiró de alivio mientras sintió algo chocar en su cara, y en su ropa. Luego al levantar la vista, se dio cuenta de que los cristales, el suelo, la mesa y una chica pelirroja estaban manchados de pastel y que había caído también gran parte en Alexei. Escuchó varios gritos delante suya, probablemente la chica se había cabreado por haberle tirado el pastel. Se limpió la cara con un pañuelo y posó la mirada en la chica, a la cual su voz se le hacía tan familiar. Blake. Al descubrir quién era, empezó a descojonarse a más no poder. Con esa chica había compartido, desde hacía unos meses, muchas cosas. En un principio se conocieron en plena borrachera, y acabaron en la cama. Alexei se interesó por Blake, para qué negarlo. Con el paso del tiempo, eran como amigos. Se contaban cosas, se divertían y se sentían a gusto. Muchas veces habían piques, porque el ruso tenía un carácter bastante fuerte, pero no era nada de lo que se pudiera solucionar. A Alexei le encantaba molestarla, porque Blake le contestaba como estaba haciéndolo justo ahora. Un día, de un momento a otro empezaron a besarse. Porque sí. Terminando siendo, lo que podría decirse, amigos con derecho. A partir de ese momento seguían contándose cosas y pasándoselo bien dentro de lo que cabe, pero siempre había algún que otro beso de por medio. Era una costumbre, porque quisiera o no, el ruso ya estaba acostumbrado a aquello.

Alexei le pasó la mano por el cabello, revolviéndoselo -con la mano limpiada por el pañuelo, no le mancha el cabello-. -Tranquila, lacasitos- intentó parar de reírse, pero no podía. -Lo siento, lo siento. Pero es que es buenísimo- y siguió riéndose hasta ver su cara de enfado, por lo que se calló al instante. -Vale, vale, ya paro- cogió un pastel de la caja suya, y se lo tendió a Blake. -Ya que te has quedado sin pastel, al menos, no te mueres de hambre- contestó, con una sonrisa burlona en el rostro. -Te espero fuera, si sales- salió a fuera a darle los pasteles a su madre. Esperaba que no se diese cuenta de que le faltara un pastelito. Su madre salió del coche y le preguntó en ruso porqué iba manchado, a lo que su hijo contestó que no era nada sin importancia, que se quedaba aquí y que por favor se largase ya. Su madre le rodeó con los brazos y le dio un beso demasiado sonoro en la mejilla, como si fuera un niño pequeño. Alexei se enfadó, apartándola y limpiándose la mejilla con una mueca en la cara. Cuando vio que la limusina se había marchado, se apoyó en la pared a esperar a Blake, mientras seguía limpiándose con el pañuelo de tela que tenía y aún con pequeños gruñidos en el estómago.
avatar
Alexei N. Dichev
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Blake H. Mathews el Dom Jul 10, 2011 2:25 am

- La madre que lo parió ¡Y se descojona!¡En mi puta cara! Yo le parto la cara, no, no se la parto, ¡Se la vuelvo! - Cogí el pastelito que me había dado y lo dejé con un golpe seco en la mesa.
Me giré para comprobar, como suponía, que las dependientas me miraban con una mueca muy rara en la cara.
Esa que precede a la sonrisa tonta, y luego a la carcajada. Pues venga, a reírse, si total, dos más, dos menos descojonándose de mi cara...
Me volví, con los nervios crispados y cogí el pastelito con un gruñido de frustración, y salí por patas. Ya me imaginaba yo que ese chico con acento ruso no podía ser otro que Alexei. Se iba a cagar.
Abrí la puerta de una patada, cosa que me costó una reprimenda.

- ¡Oiga!¡Que se haya chocado con el joven no le da derecho a romper el material del local!¿Y los restos de tarta?¡Los deben limpiar! - La señora mayor, Beth, se curzó de brazos y me miró con los ojos entrecerrados intentando parecer cabreada, pero no engañaba a nadie, en realidad le importaba una mierda lo que puediera pasarle a la puerta, ahora la atracción principal era una pelirroja con tarta esparcida por toda la ropa y el cuerpo, y con cara de mala ostia, cosa que solo hacía reír más aún.
- Por mí se puede ir un rato a la mierda señora.- Dicho ésto terminé de salir por la puerta y la cerré de un portazo, otra vez con una patada pero más bien al estilo coz de caballo.
Miré a ambos lados, pero no ví a nadie. ¿Se había largado?¿Me había dejado llena de tarta y con su cara dura se había ido en la jodida limo? Éste me las paga. Como me cruce con Alexei...
Cogí el móvil y lo llamé, no pensaba dejarlo tan tranquilo, por lo menos me iba a escuchar aunque fuera por móvil.
Tres pitidos hicieron falta para que de repente escuchara el sonidito de Green Day que tenía de tono de llamada a mi espalda.
Dí un giro brusco, y al verle apoyado en la pared apreté inconscientemente el pastelito, que iba en un paquete de cartón, haciendo que éste se arrugara y estropeara por algunos lados. Dagh, a la mierda, no me lo iba a comer de todas formas.
O espera....
Una idea me cruzó rápidamente por la cabeza. Oh sí, normalmente dicen que la venganza se sirve fría, pero ésta vez se iba a servir dulce y con merengue.
Empecé a juguetear con la caja lanzándola un poco hacia arriba, y atrapándola con la mano como si una bola de nieve se tratara. Me acerqué unos pocos pasos hacia él, y le fulminé con la mirada. En la cara, en la cara que iba directo.
A la tercera vez que atrapé el paquete, lo abrí rápidamente.
- Oye, ¿Y por qué has ido a por pasteles?¿Acaso tienes hambre? Porque eso tiene fácil solución ¿Eh?
En cuanto tuve el pastel libre del envoltorio de cartón, lo lancé hacia arriba igual que antes, y en cuanto lo atrapé, se lo lancé a la cara.
- Ya estamos en paz, a medias.- Una sonrisa maliciosa amenazaba con instalarse en mi semblante al verle el rostro cubierto de merengue y algo rosa que parecía ser fresa o... una nata rara que no tenía ganas de saber a qué demonios sabía.- ¿Está ricoooooooo? - Pregunté estirando las vocales de la última palabra aposta.
avatar
Blake H. Mathews
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Localización : Si te hace ilusión saberlo... rastréame por radar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Alexei N. Dichev el Dom Jul 10, 2011 4:15 am

Alexei esperó a que su amiga saliera. Podía escuchar los gritos que estaba soltando dentro de la pastelería, e inclusive, las contestaciones que le proporcionaba a las dependientas, las cuales éstas tenían el oficio más que destrozado. Parecía como si un tornado repleto de pastel apareciera y lo manchara todo con sus poderes, y las señoras que se encontraban ahí, tuvieran una cara de sorpresa seguida de una de molestia. El ruso no se había molestado si quiera en ayudarlas, porque este negocio le desagradaba. No podía negar que hacían unos pasteles buenos, pero las dependientas eran unas entrometidas y no sabían centrarse en su trabajo. Una de ellas seguramente era una maruja que se tiraba horas y horas delante del televisor viendo Sálvame, y la veinteañera estaba buena, para qué negarlo, pero se ponía más maquillaje que una puta y intentaba enseñar un escote que no tenía. Lo que más le disgustaba a Alexei, de cierto modo, era una mujer con las tetas pequeñas. Minutos después, Blake salió pero prefirió callarse. Al parecer no se dio cuenta de su presencia, y eso que él tenía la ropa manchada de tarta. La pelirroja sacó su teléfono, haciendo que sonase un trozo de una canción; When it's not worth dying for? Does it take your breath away, and you feel yourself suffocating? Does the pain weigh out the pride, and you look for a place to hide? Did someone break your heart inside? You're in ruins... Blake se giró y pudo ver al joven con el móvil en la mano, con una ceja enarcada, mirándola. ¿Enserio no le había visto? Supongo que por la forma tan cabreada en la que se encontraba ni se había dado cuenta.

Definitivamente, estaba muy enfadada. ¿Le habría bajado la regla? Suspiró, fijándose como la chica apretaba inconscientemente el pastelito. Joder, encima que él iba a recibir un golpe de su madre, ¿ella menospreciaba su regalo? Qué desagradecida. En unos momentos, le empezó a fulminar con la mirada y Alexei tragó saliva, acercándose más a la pared. Esa chavala era acojonante. –Porque mi madr…- pero no le dio tiempo a decir nada más porque el pastelito fue directo a la cara del ruso, manchándole completamente de merengue. Su compañera sonrió de manera deliciosa mientras él seguía algo ido por lo que acababa de ocurrir. Su pregunta hizo que él empezara a relamerse los labios, quitándose parte del merengue. Se pasó un dedo por el rostro y empezó a limpiarse la cara de esa manera, mientras notaba como su hambre iba desapareciendo. Contestó a su pregunta asintiendo con la cabeza, mientras terminaba por limpiarse con el pañuelo. Probablemente seguiría teniendo restos, pero eran sin importancia. Esta vez, Alexei sonrió de manera maliciosa, mientras se acercaba a ella y la rodeaba con los brazos. Sabía que la pelirroja portaba la ropa manchada y seguramente a él se le mancharía, pero le daba igual. Vio que tenía partes de la otra tarta, por lo que en un acto inconsciente pasó la lengua por su mejilla. –Está más rico este- comentó, mientras seguía saboreando aquel pastel de frutas del bosque con una mezcla de Blake.
avatar
Alexei N. Dichev
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Blake H. Mathews el Dom Jul 10, 2011 11:39 pm

- ¿Pero qué coj....?¿ME VAS A CHUPETEAR LA CARA? Serás mamonazo, ¡Al menos deja que yo también me vengue! ¡Capuyo!- Intenté apartarme, pero me había rodeado con los brazos y no me podía separar lo suficiente. Mierda. Que estábamos en plena calle, yo cubierta de tarta, éste perdido también, y dándome lametazos en plena jeta. Tendríamos suerte si alguien no nos viera y nos echaba una foto estilo cámara oculta. No es que no me gustara, al contrario, me divertía, pero en plena calle, justo en frente de la escena del crímen, pues como que no. Era un poco cantoso, vamos, eso creía.
No me importaba que colgaran por ejemplo la foto por el campus, qué coño, me daba igual, lo que me importaba era que nos encasquetaran el marrón de la pastelería, y nosotros aquí, tan panchos cubiertos de tarta y con besos de vaca.
Volví a hacer el movimiento de la serpiente - apartar rápidamente la cara - y le atrapé con el índice y el pulgar la lengua.
- Que-no-me-chupes.- Dije pronunciando cada palabra lentamente, remarcándolas.- Vale, ha sonado muy mal, rectifico: me puedo quitar el merengue yo sola ¿Sabes? Al menos espera a estar en un sitio no tan abierto chaval.- Le dí un pequeño tirón de la lengua - pequeño,eh xD - y le sonreí burlona.- Que eres un puto impaciente, tú lo de esperar no lo entiendes ¿No?.- Le solté la lengua y le dí unas palmaditas en los hombros.- Anda, fíjate tú, ya no soy la única perdida de tarta, ahora vamos igual.- Añadí al reparar en que se había pegado lo suficiente como para restregarse las manchas de mi ropa, y pasarlas a la suya. Eso le pasa por tener las ideas que tiene.
Si es que este chico.... era un caso. Y mira que lo conocía solo de unos meses, pero como si fueran años, porque las confianzas que teníamos. Todo por cruzarnos borrachos como una cuba en una discoteca y acabar en la cama. Más tarde nos volvimos a cruzar, y como si nada, empezamos a hablar, a bromear, a contarnos todo. Luego comenzaron los besos y demases, y acabamos igual que siempre, solo que con derecho a roce. Aunque eso no marcaba mucho la diferencia, cada uno hacía su vida, solo que de vez en cuando, al hablar o bromear, un beso o una carantoña caía.
Lo miré y puse una mueca.
- Anda, vamos a mi casa a cambiarnos, no me hace mucha ilusión que na paloma se ponga a comer merengue de mi ropa.- Le dí unos golpecitos con el índice en la frente.- ¿Vamos o no? Porque te recuerdo que si no te mueves tú, yo tampoco.- Señalé sus brazos que seguían rodeándome.
avatar
Blake H. Mathews
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Localización : Si te hace ilusión saberlo... rastréame por radar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Alexei N. Dichev el Mar Jul 12, 2011 3:20 am

Alexei se reía a carcajadas mientras seguía lamiendo la mejilla de su amiga. Ésta optaba por poner resistencia, pero por mucho que no lo pareciera, él tenía fuerza y la tenía aprisionada entre sus brazos tatuados. La verdad es que le importaba poco que estuvieran en medio de la calle, porque gente que pasaba se quedaba mirándoles con una sonrisa divertida en el rostro. Y era cierto, aparte de quitarle el hambre y el antojo a pastel, se divertía. No era algo que hacía usualmente, ya que Alexei nunca había sido predecible. Nunca te esperabas que iba a hacer, ni cuando, ni donde. Lo que hacía era de imprevisto y siempre era una sorpresa. Simples puntazos que le entraban al chico. Seguramente, si lo descubrieran otras personas que rodeaban su barrio, se vería en un terrible aprieto. Blake era de clase alta, sí, pero lo que estaban haciendo justo ahora parecía de dos críos pequeños y eso, a los ricos, no es que le agradaba. Lo que más le gustaba a Alexei de Blake, es que a ella también le daba igual su estatus social. Él no solía socializarse mucho con los ricachones caprichosos, y por suerte, se topó con ella y se sintió aliviado, porque no querría odiarla. No podría. El problema era que todo esto lo estaban haciendo justo al lado de la pastelería, y como salieran las dependientas, se llevarían una buena riña y seguramente tendrían que ayudarlas a limpiar, cosa que no quería ni por asomo. La maruja y la veinteañera no eran de su tipo y empezaba a sentir repugnancia hacia ellas.

De una manera imprevista, Blake cogió la lengua del chico entre sus dedos y él se quedó mirándola con una ceja enarcada, intentando apartarse, pero conforme más se alejaba, conseguía tirones en su lengua y eso, dolía. -Yzzhzo nzzozo tehzh...- intentó hablar, pero no pudo, sobretodo intentó reírse cuando le dijo que sonaba mal. Por una vez no había pensado mal y ella ya se había encargado de hacerlo. Se quejó ante el tirón y cuando soltó su lengua hizo un puchero. -Eres una cabrona, me has hecho daño- reprochó. -Y yo no te estaba chupando, te estaba dando besitos de vaca, o en todo caso, lamiéndote-. Se percató de que los dos estaban más que llenos de tarta, y se le ocurrieron miles de cosas depravadas pero omitió aquello de sus pensamientos, sólo se limitó a sonreír socarronamente. Y más incluso cuando le dijo de ir a su casa. Blake le pegó unos golpecitos en la frente, y él sólo se limitó a pegarle un pequeño mordisco indoloro en la mejilla y liberarla de sus brazos. Sabía que no iban a hacer nada guarro, pero sí que quería limpiarse la ropa, porque seguramente si su madre lo pillaba de esa forma, lo mataría. Esperó a que su compañera caminara, porque por mucho que habían compartido cosas, él no sabía donde vivía, y ella... ella no lo sabía, porque la única vez que visitó su casa fue cuando acabaron en la cama y punto. Seguramente, no se acordaría. -Si te das prisa... yo no sé donde vives-
avatar
Alexei N. Dichev
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Blake H. Mathews el Mar Jul 12, 2011 9:09 pm

- No te he hecho tanto daño, quejica. Que el tirón ha sido suavecito.- Puse los ojos en blanco ante su reproche. Cuando hizo un puchero me dieron ganas de reír. Le pellizqué la mejilla, e imitando a las abuelas le dije.- Ayyyy que el pequeño Alexicín es sensible a las bromaaaaas.- El tono cantarín que salió ante la imitación era tan cursi, y tan de vieja, que no pude evitar descojonarme de mí misma. No, no tenía pudor ni vergüenza ni nada. Si cometía un fallo lo admitía la primera, si me caía, era la que más se reía de todos. ¿Para qué enfurruñarme y mirar mal a los que se reían? Yo también me reía de los demás cuando les pasaba lo mismo. Además, para amargarme ya están mi padre y mis hermanos, que yo no era de las que les gusta deprimirse por gilipolleces. Miré a Alexei con una sonrisita.- Y sí, soy una cabrona, pero es parte de mi encanto.- Añadí antes de echar a andar. Bajé la vista un momento. Fruncí el ceño al reparar de verdad en los daños. Joder, si parecía una tarta andante. Y encima el olor permanecía impregnado en la tela, e íbamos oliendo a merengue y frutos del bosque. Oh, genial, lo que faltaba. Lo último sería que viniera alguien y me pusiera una guinda en la cabeza. Bueno, no, mejor no. Que quizás por bocazas se me acercaba alguien de verdad. Ya, ya, ridículo, hasta yo lo sabía, pero cosas más raras se han visto por el mundo. Que de repente un chalado viniera con la guinda no me extrañaría. Al menos no mucho. Miré a ambos lados al llegar al borde de la acera intentando situarme al mismo tiempo que esperaba a que el semáforo se pusiera en verde. Di una vuelta sobre mis talones en busca de Alexei, que lo había dejado atrás. Una pequeña manía que tenía, y que debía quitarme era el salir andando sumida en mis pensamientos, y acordarme a la media hora de que iba con compañía. Muchas veces había tenido problemas por ello, y me habían caído más de una reprimenda. Hasta cuando caía en la cuenta de que me había adelantado, y había echado marcha atrás, había acabado pasmada al ver que se habían ido. Al menos esta vez solo habían sido unos pocos pasos, y no un paseo entero. Que capaz era, pero estaba mejorando.
Me acerqué hacia su posición y le miré con una sonrisa de disculpa. Odiaba cuando me pasaba ésto.

- Bueno, la pastelería queda un poco lejos de mi ático, pero no creo que tardemos demasiado.- Era cuestión de atravesar esta avenida, cruzar unas cuantas calles más, y et voilá, ático a la vista.
Me preguntaba si estaba Lexa allí, o ya había salido a la calle. Lo normal sería lo segundo, pero vete tú a saber, quizás hoy le apetecía vaguear un poco. De cualquier manera... no creo que se alterara mucho de ver a Alexei. Bueno, vale, en circunstancias normales no, pero quizás cubierto de tarta a juego conmigo sería raro, aunque tampoco es que se metiera mucho en mi vida. Es decir, éramos amigas y todo eso, pero respetábamos el espacio vital de la otra. Yo no era de las que agobiaban, y Lexa no era de las cotillas, excepto cuando nos daba el venazo y nos poníamos a hablar sobre todo y nada, y reír por cualquier idiotez. En conclusión, que si se encontraba en casa la avisaría, y si no, pues nada, no me iba a preocupar.
Y si estaba durmiendo no la iba a despertar, en absoluto. Odiaba con toda mi alma que me despertaran, iba yo a despertarla a ella, sí ya, corriendo que iba ahora mismo - nótese el sarcasmo.
avatar
Blake H. Mathews
Clase Alta
Clase Alta

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 05/07/2011
Localización : Si te hace ilusión saberlo... rastréame por radar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quieres algo dulce? Pues aquí no que hoy nos echan {Alexei}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.